miércoles, 14 de enero de 2009

Semana 35, cumplido el mínimo del expediente

Hoy, embarazada de 35 semanas y tres días, respiro mas tranquila (aprovechando algún momento en que Miquel aparta sus pies de mis costillas) Miquel podría nacer ya sin necesidad de pasar por incubadora ya que sus pulmones ya han madurado.

Eso me dijeron en la ecografia de ayer. Miquel pesa ya 2722 gramos y su femur mide 67. Todo es correcto y ya tiene movimientos respiratorios. Sigue colocadito para salir. Me han puesto la siguiente eco para el 4 de febrero. La verdad es que me dió la risa, no creo que en esa fecha esté embarazada. Aun puede coger un kilo mas de peso ¡uff! y sé que estas últimas semanas son importantes para coger defensas y anticuerpos para estar fuerte aqui fuera pero, no sé, estoy casi segura de que lo tendré en enero, ya veremos.

La verdad es que las contracciones de Braxton Hicks cada vez empiezan mas temprano y me tienen toda la tarde agotada. Miquel sigue bailando el Mambo cuando intento dormir la siesta. Y curiosamente, ahora tengo que ir corriendo al baño para hacer lo que antes me costaba tanto... Llevo cuatro días en plan diarrea. Ya sé que no es ninguna señal definitiva de parto pero este niño ha empezado con la limpieza general para despejar el camino, o que?... Ayer no lo comenté en la eco y no me miraron el cuello uterino, aunque no creo que hubiera nada que ver todavia.

Estoy tranquila, sé que todo va bien. Pero estos pinchazos y dolores tan persistentes... Lo malo que esto ni ha empezado. No son contracciones de parto y aun no tienen por qué serlo. Sé que las contracciones de parto duelen mucho mas, sé que puedo estar hasta días con ellas, sé que la dilatación va a doler...... Total, que estoy acojonada.

Cuando comento todo esto con mi pareja me dice que también está asustado por que ya ve al peque en casa. Lamento ser tan prosaica pero esa preocupación para mí ha pasado a segundo lugar. En primer lugar tengo otra: EL PARTO. Ese proceso tan maravilloso, desconocido, aterrador... Jordi lo vivirá como espectador pero yo, en el mejor de los casos, tendré que soportar todo el dolor hasta que puedan ponerme la epidural, tendré que saber empujar para que el niño salga bien o tendré que soportar la presión del quirófano durante la cesárea. Todo esto se olvidará en cuanto vea a Miquel con nosotros pero hay que pasar ese trance. Intento pensar en el parto como un proceso natural que hay que disfrutar, pero cada vez me cuesta mas.

2 comentarios:

Teuladí dijo...

Que el papá esté acojonado no me resulta nada extraño, pero tu ni le hagas caso ni le des pábulo, pues no es tan fiero el león como lo pintas.
A ver, no pienses que yo lo se todo, pues creo que no se nada, claro está que hemos tenido tres hijos y ahora dos nietos y tengo alguna orientación que transmitirte al respecto y en plan positivo.
De entrada no tienes porque estar acojonada tu también. Es un proceso que como bien dices resulta de lo más natural y como tal, te diré que mi esposa y en el primer parto lo tuvo bastante bien, casi como en los dos siguientes, entonces yo la veía que día a día iba asumiendo las mismas molestias y síntomas que nos has participado durante tu embarazo.
Recuerdo que el día que me la llevé a la clínica, por la mañana estuvo muy trabajadora, más de lo normal en ese estado. Por la tarde estaba tendiendo una lavadora de ropa y no paraba de canturrear. De vez en cuando paraba y acusaba algún pequeño dolor de contracciones, pero de inmediato continuaba como si nada. Tuve que llamar yo al ginecólogo para darle el parte y el me dijo que la llevase ya, que estaba de parto, pues sus contracciones eran cada 3 minutos y el camino en coche nos llevaría algo más de media hora.
Te digo esto por que no quiero que te sientas alarmada, que cada parto es una historia y la tuya no tiene porque ser muy diferente de la que te acabo de indicar.
Por otra parte, percibo que el proceso es paulatino, poco a poco y no de golpe, así pues no pretendo decirte que sea un paseo por el parque, pero tampoco lo que ahora mismo te imaginas. Destierra todo lo que de negativo hayas podido recoger por la calle, que hay personas muy exageradas. Además, si cuentas con la epidural, te aseguro que ni te vas a enterar. Eso sí, ves tranquila por que igual que entres vas a salir. Es decir, si vas tranquila, al salir del paritorio estarás tranquila, si entras nerviosa, luego saldrás más nerviosa y, sinceramente, mejor tranquila.
Estoy convencido que vas a tener un buen parto, pues tu embarazo ha sido bastante bueno y eso siempre es una ventaja. Además, tu misma nos lo explicas y eso debiera darte muchos ánimos.
Si te dicen que para febrero... pero bueno, tus sensaciones son tus sensaciones y a lo mejor tenemos que darte la razón. De cualquier manera, lo estarermos esperando ¿verdad?
Y como decía mi madre. Tu mujer a la hora de parir, va a ser como un cañonazo, dos apretadas y fuera. Pues eso mismo te digo.
Ta pronto.

sueco dijo...

Hola

Quería recordaros, para quien aún no lo sepa, que el día 24 de febrero se pone por fin a la venta un pedazo de libro recomendado para todo el mundo: "El club de las malas madres", escrito por Lucía Etxebarría.

Es un libro que recomiendo encarecidamente para prácticamente todo el mundo. En él encontrarás cosas que no te cuentan otros/as o no te quieren contar, entre otras temas, sobre la educación de los más pequeños de un modo racional.

Un saludo.