viernes, 13 de enero de 2012

Trucos de cada día.

Intentar llevar una vida autónoma cuando se tiene una discapacidad no es fácil pero todos conocemos trucos y adaptaciones que nos facilitan la vida. Otras adaptaciones, en canbio, parecen creadas por el mismísimo diablo.

Cuando ya consigues que todo esté adaptado y a tu alcance en tu casa, descubres que es un arma de doble filo por que tu querido hijo de dos años tiene a su alcance todo lo que desea. Debería ponerlas cosas peligrosas fuera de su alcance pero entonces también quedarían fuera del mío... Dilema complicado que se resuelve temporalmente con bloqueadores de armarios. Digo temporalmente por que antes de que te des cuenta, tu hijo los abrirá mejor que tú.

Obviando esto, en tu casa lo tienes todo adaptado a tus necesidades y a tu alcance pero ¿fuera de casa? Supongamos que vaya al super a comprar... He de reconocer que aunque llevo años utilizando silla de ruedas me resistía a probar los carritos de la compra diseñados para ellas, con la  cesta ya me apañaba. Pero al llevar al niño encima mío se me hacía más complicado. Y lo probé. ¡Olé! Realmente es súper cómodo hacer la compra así, además de que al niño le encanta conducirlo.

Otra tarea que hago casi a diario es poner una lavadora. La mayoria de envases de jabón líquido o suavizante no son nada ergonómicos y mucho menos si no eres diestro. Tomar la medida exacta del producto requiere de pulso en ambas manos y el resultado puede ser desastroso. Opciones: echar el producto a voleo o utilizar una huevera ¡la huevera! Utilizo una huevera como soporte del tapón del jabón y  suavizante. Así echo la medida justa con una sola mano.

Otro día, más y mejor.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo de la huevera no lo comprendí, trellita.
Se acerca el cumple!

Estrella Gil dijo...

Es fácil. Coges una huevera preferiblemente de cartón por que pesa más. Solo la parte de abajo. Encajas el tapón donde iría el huevo y así se sujeta solo y puedes poner el jabón sin dificultad. ¿Ok?

Besos.